Documento

CANONIZACION DEL SANTO JUAN XXIII
Por que es Santo

  • Angelo Roncali era un hombre con una paciencia serena, capaz de soportar los problemas y las pruebas de la vida. Desde joven hizo el propósito de alimentar siempre la Fe, de no dejarla envejecer, tratando de permanecer siempre niño ante Dios, como enseña Jesús en el Evangelio.
    Fue un sacerdote libre de ambiciones de carrera y capaz de cordial colaboración. Como Obispo antes y como Romano Pontífice después, supo siempre curar una forma colegial en el ejercicio de la autoridad, con un cuidado especial por los sacerdotes y su formación, así como por los laicos, invitándolos a un apostolado responsable. Es a partir de ese constante deseo de hacer crecer la Fe que se empeñó en favorecer la participación activa de los fieles en la liturgia y manifestó siempre una gran sensibilidad ecuménica.
    Su vida de fe se expresó en formas de piedad popular: el culto eucarístico en sus diferentes manifestaciones como la visita y la adoración al Santísimo Sacramento, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, la devoción a la Santísima Virgen mediante el rezo del Rosario y la visita a tantos santuarios, la veneración de los santos, la oración por los difuntos y las peregrinaciones.
    Fue capaz de comunicar, prefiriendo formas simples e inmediatas, con imágenes de la vida cotidiana, logrando así entrar inmediatamente en el corazón de las personas.
    Su santidad lo llevó a indicar las vías de renovación en la gran huella de la tradición eclesial.
  • El Iter de la Causa

https://a.gfx.ms/i_safe.gifDurante el Concilio Vaticano II muchos obispos quisieron proclamar a Juan XXIII santo por aclamación. Pero Pablo VI prefirió recorrer el camino institucional y abrió en 1965 la causa de beatificación. Por el “Papa Bueno”, uno de los mas amados en la historia de la iglesia, no se hicieron descuentos ni atajos. El proceso canónico ha tomado en cuenta la opinión y ha respondido a la objeción de todos aquellos que manifestaron su duda sobre la canonización de Roncalli.
De 1966 a la conclusión de la fase del proceso fueron recogidos mas de 300 testimonios en el curso de 18 procesos de información. Para la beatificación es necesario un milagro y en el caso del pontífice fue la curación improvisa, de la religiosa Caterina Capitani de las Hijas de la Caridad, en el 25 de Nápoles mayo de 1996, enferma de una gastritis ulcerosa hemorragia muy grave y arriesgaba la vida. La religiosa, después de rezar al Papa Juan XXIII junto a sus hermanas, en una visión lo vio mientras la tranquilizaba, después de este evento recupero la salud, tal curación fue después declarada científicamente inexplicable por parte de la Consulta médica de la Congregación para las Causas de los Santos. Los consultores teológicos y los padres, Cardenales y Obispos de la Congregación reconocieron el milagro de III grado; Juan Pablo II lo aprobó como tal con el decreto del 27 de enero del 2000.
La canonización del beato Juan XXIII

El consistorio convocado de Papa Francesco el 30 de septiembre de 2013 ha determinado la voluntad de proceder con la canonización de Juan XXIII según la el proceso llamado pro gratia. La legislación canónica preeve, por motivos favorables, se pueda proceder a la canonización de un beato aun sin el certificado de un nuevo milagro.

Papa Francesco ha querido Juan XXIII santo por la actualidad de su ejemplo y su enseñanza. El testimonio de vida cristiana de Papa Roncalli, la coherencia con la que enseño y como vivió con fidelidad cotidiana su vocación, la urgencia de una renovación evangélica para despertar la Iglesia, su intuición pastoral y grandes de horizontes abrazados y “ un faro luminoso para el camino que nos espera", come ha dicho el papa Francesco.

Algunos aspectos son de esencial importancia en el camino presente y próximo de la vida de la Iglesia: El fuerte empeño de Juan XXII por la paz, por el dialogo, por el ecumenismo, por la misión de la Iglesia Todas las dimensiones en las cuales se reflejan las líneas del magisterio de Francisco.

Sobre todo la predicación de la paz, expuesta en la doctrina con la encíclica Pacem in terris, “que ha aportado en todo el mundo el eco de las necesidades de la Iglesia para la construcción de un perdurable acuerdo entre los pueblos”. Después la apertura al dialogo, con los cristianos de otras Iglesias, con los representantes del mundo hebreo y musulmán “ y con los hombres de buena voluntad”. Ahí Roncalli demostró ser un gran constructor de relaciones y un valido promotor de la unidad, dentro y fuera de la comunidad eclesiástica, abriendo una nueva etapa en las relaciones interreligiosas.

La atención que papa Juan XXIII tuvo, en cada momento de su servicio eclesiástico, a la misión es otro motivo de actualidad y por esto la contemporaneidad de su canonización. El amor por la tradición de la iglesia y el conocimiento de su constante necesidad de renovarse, realizado con el Concilio Vaticano II, idea suya, preparado y abierto, nos deja la herencia viva de sus enseñanzas, que estimulan a los creyentes a pasar de una idea de Iglesia separada del mundo, cerrada a la defensiva como una ciudad amurallada contra sus adversarios, a una iglesia viva en la fe, cercana a los hombre y deseosa de contribuir al bien de todos.
 

Presidente Nacional
JACKIE MORENO